No te vamos a dar la fórmula mágica para mejorar de la noche a la mañana tus hábitos alimenticios, pero si unos tips prácticos, sencillos y muy fáciles de seguir para cuidarte y hacer que tu cuerpo se sienta mejor:

  1. No dejes de desayunar, almorzar o cenar. Todas las comidas son claves para tu organismo y debes ser muy cuidadoso y riguroso con los horarios.

  2. Evita los alimentos fritos y reemplazalos por preparaciones al horno, hervidas o directamente en la parrilla.

  3. Complementa una buena alimentación con alguna actividad física. Esto mejorará tu metabolismo y para muchos otros sistemas.

  4. Consume frutas y verduras a diario.

  5. Evita el consumo de azúcares artificiale, ni de productos salados.

  6. Consume agua para mantener hidratado el cuerpo.

  7. Come raciones moderadas y hazlo de manera regular, las meriendas pequeñas y con alimentos saludables son un buen hábito.

  8. Genera equilibrio entre lo que no es tan saludable pero te gusta, y lo que es bueno para tu organismo; puedes consumirlos ambos consiguiendo un equilibrio que aporte a tu salud de forma positiva.

  9. Evita el consumo de alcohol.

  10. Lo más importante es conocer tu cuerpo, lo que le conviene, le hace bien, lo que le gusta y así crear unos hábitos a tu medida y a tus gustos sin sacrificar tu salud.

 

Carulla.