Tomarse una taza de té es reconfortante por su sabor y las propiedades que hay detrás de esta bebida. Descubre con nosotros los tipos de té que existen, cómo consumirlo y los beneficios que trae para el organismo.

Se estima que en el mundo se toman alrededor de 1500 millones de tazas al día. Y la cifra sigue aumentando, teniendo en cuenta las múltiples opciones para consumirlo. ¿Te queda una duda de su popularidad?

Los tipos de té

·         Té verde: es uno de los más conocidos debido a sus propiedades antioxidantes. Se elabora a partir de hojas no fermentadas. También se le considera medicina natural por ser rico en vitaminas A, C, E y en minerales.

Ayuda a prevenir la aparición de enfermedades degenerativas, aliviadolencias cardiovasculares y estimula el metabolismo. Eso lo hace perfecto para las personas que necesitan una bebida estimulante para iniciar el día.

·         Té negro: es más aromático que los demás. Se elabora dejando oxidar las hojas después de cosechadas y tratadas (de ahí su sabor intenso). Tiene minerales, vitaminas y aceites etéreos.

Favorece el sistema cardiovascular, contribuye a la salud ocular protegiendo los capilares de los ojos. Tiene un alto porcentaje de antioxidantes y ayuda a quienes retienen líquidos, por su acción diurética. Entre otros beneficios, ayuda a combate diarreas, tiene pocas calorías y reduce la sensación de hambre.

·         Té blanco: una variedad que no es muy conocida en Occidente, pero que poco a poco está empezando a consumirse. Se hace con los brotes más jóvenes de la planta, que concentran su sabor, que es suave y delicado. Se considera uno de los más exquisitos.

Además, según estudios científicos, su poder antioxidante es capaz de prevenir el envejecimiento de tejidos y mejorar los niveles de colesterol en la sangre.

·         Té rojo- Pue Erh: sometido a un proceso de posfermentado, su sabor es bastante fuerte, al igual que los beneficios que trae para el organismo. Es famoso porque ayuda a disminuir los niveles de colesterol y grasas en la sangre y en el organismo. Te recomendamos tomarlo después de las comidas.

·         Té Oolong- Té Azul: es semi fermentado, pasa por un oxidativo intermedio entre el negro y el verde, por ello su sabor es más suave que el té negro, pero más fuerte que el té verde.

Tiene antioxidantes que ayudan a reducir el riesgo de infarto y de enfermedades cardiovasculares. Fortalece el sistema inmunológico, posee vitaminas y minerales; también es recomendable para bajar de peso.

¿Cómo prepararlo?

Existen dos elementos claves: la temperatura del agua y el tiempo de infusión. Todo depende del tipo de té que vayas a consumir. Para el té blanco y verde procura una temperatura no mayor a los 80ºC, así mantienes el aroma y el color de las hierbas. Para el Oolong y el negro el agua debe tener una temperatura superior a los 82ºC.

La infusión de los dos primeros debe ser durante 2 o 3 minutos y, para el té negro y el Oolong de 4 minutos.

¡Recuerda que puedes tomarlo solo o endulzarlo con stevia, panela o cualquier endulzante de tu prefencia!