Tenemos tres ideas que te van a encantar y sobre todo evitarán que en la tarde, cuando nos ‘ataca’ el hambre, salgas corriendo a buscar el tradicional “mecato”, lo mejor de todo es que tu cuerpo estará muy agradecido.  

1.    Hummus de remolacha

Esta receta tradicional de la cocina árabe es a base de garbanzos, pero en esta ocasión innovaremos con una más colorida e igualmente, deliciosa.

 

Ingredientes:

400 gr de garbanzos cocidos

200 gr de remolacha cocida

2 dientes de ajo pelados y cortados en trozos

El zumo de 1/2 limón

2 cucharadas de aceite de oliva virgen

½ cucharadita de sal

Preparación: en una olla con agua hirviendo pon a cocinar los garbanzos por 40 minutos a fuego lento. Para que queden mejor cocinados, te recomendamos dejarlos ablandando durante la noche del día anterior.

 

En otra olla, cocina a fuego medio la remolacha por 45 minutos y tápala. Córtala preferiblemente en trozos medianos y cuando esté lista, pélala y déjala reposar. Cuando estos dos ingredientes estén fríos, júntalos con los demás en una licuadora o procesador de alimentos, hasta que obtengas una mezcla homogénea. Sírvelo y disfrútalo acompañado de pan pita, totopos, tostadas o galletas de sal.

  

2.    Tomates asados

Esta guarnición es espectacular, es algo así como pizza pero sin masa.

Ingredientes:

4 tomates cortados por la mitad

1 diente de ajo finamente picado

1 rama de perejil finamente picado

Albahaca, tomillo, romero y orégano al gusto

Sal y pimienta al gusto

Aceite de oliva

1 cucharada de queso parmesano rallado

Preparación: precalienta el horno a 200 C°. Engrasa la refractaria en donde vayas a preparar esta receta. Lava los tomates, quítales el ombligo, pártelos por la mitad y ponlos con el corte hacia arriba en la refractaria. Espolvorea el ajo, la albahaca, el tomillo, el romero, el orégano, el perejil, salpimienta al gusto y adiciona el queso.

Para terminar, rocía el aceite de oliva y lleva los tomates al horno por 20 minutos. Fíjate que el queso esté dorado y listo. Déjalos reposar unos minutos antes de servir y acompáñalos con unas tajadas de pan francés o agrégale anchoas o aceitunas.  

 

3.    Brócoli o coliflor apanados

Esta es una idea libre de gluten, lácteos, azúcar y fritos, aunque no lo creas son al horno.

Ingredientes:

Brócoli o coliflor (1 cabeza grande)

1 taza de harina de maíz (molida fina)

2 huevos batidos

1 taza de miga de pan

Sal y pimienta al gusto

Preparación: precalienta el horno a 350°F (180°C). Corta los arbolitos del brócoli (o coliflor) déjales un pedazo pequeño del tallo. Ponlo a cocinar en una olla por cinco minutos, recuerda que no deben quedar muy blandos para que se puedan hornear con facilidad.

En un bowl salpimienta y mezcla la miga de pan, la harina y los huevos, luego embadurna cada arbolito, fíjate que quede bien mojado. Ponlos en una refractaria y hornéalos por 10 minutos. Sírvelos calientes y disfrútalos. 

Carulla