Si decidiste empezar una rutina diaria de ejercicios y le contaste a tus amigos, seguramente recibiste muchos consejos, que al final resultaron confusos. Algunos te habrán dicho que es mejor comer después y otros que antes, pero a lo mejor no fueron claros con qué deberías comer. A continuación un par de tips y algunas opciones fit.

En fin, cada quien habla de acuerdo con su experiencia. Sin embargo, para que el ejercicio resulte beneficioso para tu salud y además logres los resultados que anhelas es importante hacerlo bien. Entonces, es vital alinear tu nutrición con tu rutina. Que quede claro que sí debes comer algo antes de ejercitarte porque tu cuerpo necesita energía, solo que tiene que ser algo liviano, bajo en grasa y en una porción moderada.

Lo que comas antes de hacer ejercicio depende de lo que buscas, si tu meta es aumentar masa muscular consume snacks con proteínas y carbohidratos; si por el contrario lo que quieres es perder peso, opta por alimentos energéticos. Eso sí, come al menos 30 o 45 minutos antes de empezar la rutina y cuida la porción. Ten en cuenta que la idea es ayudar a tu organismo para que te sientas enérgico, mas no pesado y débil.

Entre tanto, nosotros te damos algunas ideas de snacks saludables que le aportarán energía a tu cuerpo para hacer la rutina sin problema:

  • Frutas como el banano, la uva, la manzana y la piña, cualquiera de estas te hidratarán y saciarán, sin necesidad de consumir grandes porciones.
  • Las barras de granola son bajas en calorías y además son un buen ‘combustible’ para terminar tu rutina sin morir en el intento.
  • Un puñado de almendras, nueces o frutos secos, aportarán la proteína que tu organismo necesita.
  • Si te ejercitas en las mañanas, la avena, los smoothies de frutas o el yogur griego te ofrecerán la fibra, la proteína y la fuerza que tu organismo necesita para comenzar el día ejercitándote.