Eliminar la carne de tus platos no debería ser un problema. Existen alimentos que la sustituyen y que, además de ser nutritivos, le brindan un toque muy rico a tus comidas. Estas son algunas opciones para hacer la transición.

Legumbres

Las lentejas, garbanzos y frijoles, entre otras legumbres brindan un aporte proteico y pueden reemplazar la carne en platos como sudados, estofados, guisos, cocidos. Con estos también se pueden elaborar patés vegetales como el hummus o las croquetas.

Cereales

Los más comunes son el arroz, la avena, el trigo, el centeno, la cebada, la quinua, el maíz y el mijo. Los cereales tienen muchos nutrientes como los hidratos de carbono, proteínas, sales minerales, vitaminas y grasas. Sus maneras de cocinarlos varían, puedes hacer risottos, paellas, pastas, entre otros platos, sin necesidad de utilizar la carne. Se recomienda comprar cereales integrales, pues son los que conservan más nutrientes.

Verduras

Estos alimentos le agregan variedad al menú, pues tienen muchas formas de cocinarse. Compra todas las que puedas y aderézalas para que sean aún más atractivas de comer.

Tofu

Este derivado de la soya tiene una textura suave y cremosa. Puedes añadirlo cortado en cuadritos o rallado en ensaladas. También se puede cocinar al horno, usarse como base de patés vegetales o en forma de albóndigas.

Tempeh

Este alimento originario de Indonesia se elabora con la soya amarilla parcialmente cocinada y fermentada. Puede pasar como carne sin problema alguno, pues su aspecto y textura es muy similar al de esta proteína. Es digestivo y está libre de colesterol. Puedes saltearlo, freírlo, asarlo a la plancha o comerlo como snack.

Seitán

Por su alto contenido en proteínas lo catalogan como la carne vegetal de moda, pues su textura y consistencia es idéntica a la proteína animal. Sus usos son similares a los de cualquier carne.

Soya texturizada

La soya es otro ingrediente infaltable en la dieta vegetariana, sus derivados complementan perfectamente cualquier plato. Tiene alto contenido de proteínas y grasas. La encuentras en almacenes vegetarianos. Es perfecta para hacer lasañas vegetales, albóndigas y hamburguesas.

Esta lista fue elaborada con la guía de la médica especialista en obesología, Magister en Metabolismo Clínico y Nutrición, Dirdi Nariño.