Es el desayuno de moda para las personas que cuidan de su digestión y les gusta comer alimentos saludables, ricos en componentes y lo más importante de todo, fáciles de preparar.

Es un alimento típico escocés, de origen celta.

Es la base tradicional del desayuno en los países anglosajones.

Su nombre en inglés, traduce gachos, copos y hojuelas de avena.

Su preparación consiste en cocinar las hojuelas de avena, ya sea en agua o en leche, hasta que tome una textura espesa y pegajosa.

Su alto contenido de carbohidratos complejos, facilitan la obtención de energía, ideal para salir del largo ayuno de la noche.

Produce un efecto saciante, además es rico en aminoácidos, vitaminas B y D y minerales como hierro, calcio, potasio, magnesio y zinc

Marcela Peña