¿Vas a ser mamá por primera vez y no estás segura de qué alimentos debes consumir? ¡No te preocupes! Te contamos que alimentación seguir y cómo cuidarte a ti y a tu bebé durante esta nueva y hermosa etapa de la vida.

Lo primero que debes tener en cuenta es que el embarazo no se trata de comer por dos, sino de darle el doble de importancia a la alimentación. Preocúpate por tener una buena nutrición para que tu bebé tenga un buen desarrollo, ya que obtendrá todo a través del cordón umbilical. ¡Si tu alimentación carece de vitaminas, tu bebé no las recibirá!

Entonces… ¿qué consumir?

Vegetales: protegen a tu bebé de malformaciones congénitas debido a su alto contenido de ácido fólico. Son aconsejable los que tienen hojas verdes, amarillas, rojas y anaranjadas.

Frutas: consume preferiblemente aquellas que tengan mayor contenido de vitamina C, como las naranjas y las fresas. Las frutas además tienen un alto contenido en vitamina A, que ayuda al sistema inmunológico del bebé.

Legumbres, almidones, granos y cereales: la fibra que contienen ayuda a combatir el estreñimiento durante el embarazo. Te recomendamos, por ejemplo, desayunar con cereales bajos en azúcar, y consumir frijoles, arroz, pan y galletas saladas.

Proteínas: consume pescado de dos a tres veces por semana, pues esto le ayudará a la formación de los tejidos y el cerebro de tu bebé. También deberías incluir las carnes, los mariscos y el huevo.

Lácteos: la leche, el queso y el yogur le aportan calcio al organismo, lo que ayudará a la formación del pelo y los dientes de tu pequeño.

Grasas: para que estés más sana y tu bebé se desarrolle correctamente incluye en tu dieta diaria aceite, mantequilla y mayonesa, entre otros alimentos. Ten en cuenta que debe ser en las porciones adecuadas, dependiendo de tu estado de salud y de tu edad.

Agua: antes, durante y después del embarazo, tomar el líquido vital es importante, asegúrate de ingerir una buena cantidad durante esta etapa.

Para tener en cuenta:

Procura reducir bebidas estimulantes como el café, el té, energizantes y gaseosas.

Y elimina el alcohol, pues perjudicará a tu bebé. Evita los embutidos y alimentos de paquete, carnes crudas, quesos sin pasteurizar y el hígado.

Mamá primeriza: ¡Esto es lo que debes saber!

Es normal que durante esta etapa tu cuerpo produzca muchas hormonas y que causen efectos colaterales como náuseas y vómitos. Para que el estado nutricional no se vea afectado, consume alimentos ricos en calorías, come varias veces al día y toma líquidos entre las comidas. Y ante todo, recibe esta etapa con todo el amor y la mejor actitud. ¡Tu bebé lo sentirá desde el primer momento!