Toda una vida tomando leche de vaca, generaciones enteras criadas a partir de este alimento y sus derivados, en cualquier presentación; con menos grasa, menos lactosa y muchas otras características, y hoy en día un alimento tan discutido y evitado.  Por esa razón entra nuevas alternativas como remplazo de este desprestigiado alimento. ¿Qué tan mala puede ser la leche de vaca? Y ¿Qué tan reemplazable puede ser con las otras leches?

Antes de responder las preguntas debo aclarar que mi punto de vista es como cocinero y tengo en buen concepto los dos tipos de leches mencionadas, que no entro tanto al tema de quien debe tomarla y quien no o planear alguna dieta porque no soy el indicado para hacerlo.

Respondiendo la pregunta formulada creo que la leche de vaca es importante para el desarrollo de los niños y base de los procesos de adultez ya que ayuda a la digestión y contiene el famoso calcio el cual era el mayor enganche de venta y producción de este reconocido alimento. Es base de la alimentación occidental, países europeos desde épocas inmemorables la han consumido y en América se adoptó y se apreció pero hoy en día está mandado a recoger por razones desconocidas. Recuerden que retirar un alimento de su rutina puede llegar a ser igual de peligroso que su consumo. Y lo más importante es el sabor que tiene la leche y sus derivados que puede que a muchos no les agrade pero a otros nos vuelve loco; comer un buen queso, tomar un yogur o servir el tradicional cereal con leche de vaca (no entiendo como dejo de ser una combinación perfecta). Contiene colesterol como todo producto a base de animales y muchas veces los fanáticos venden la leche de almendras en contra de eso pero hay que pensar que no todos los cuerpos son iguales y así como hay obesidad y problemas por colesterol también puede haber personas con las mismas condiciones gracias a los aceites de los frutos secos, simplemente, las recomendación que les doy es no abusar el consumo ni del uno o del otro.

Hay otro tema importante a la hora de comparar estos dos alimentos y son las intolerancias o alergias que se puedan tener por estos alimentos y es totalmente entendible que se deba remplazar una por la otra, muchas personas no pueden consumir lactosa (azúcar proveniente de la leche) y por esa razón la mejor opción es tomar la de almendras y también puede haber casos contrarios de personas que sean alérgicos a las almendras o frutos secos y solo tomen leche de vaca. Las personas que aplican el veganismo también encuentran una buena opción en la leche de almendras para no cambiar su rutina alimenticia pero son casos excepcionales en unos medicados y obligados y en otros culturales o por el estilo de vida.

Nunca consuman o dejen de consumir un alimento por moda pensando que es salud, consulten antes con un especialista o nutricionista y recuerden que siempre habrá un proceso para dejar un alimento de la rutina.

Ya entrando un poco a la parte de la cocina debo decir que la leche de vaca genera unas características irremplazables en salsas, postres, tortas, etc. y es muy difícil alcanzar el sabor que aportan la leche y sus derivados. Todos los derivados de las almendras son apreciados por su dulzortenue, su aroma agradable y su delicioso sabor son increíbles para postres, salsas o encostrar carnes. Las almendras y la leche son infaltables para una buena comida.

Recuerda preguntar por nuestros productos saludables y todas nuestras opciones de alimentos que Carulla trae para ti.

Muchas Gracias. ¡Buen provecho!

JUAN PARRA VILLAMIL

Escuela de cocina Carulla