Comer saludable en Navidad no significa restringirse. Por eso, ¡la moderación es la clave para que tu salud no se vea afectada por comer en exceso!

La Navidad es sin duda una de las fiestas más esperadas del año. Hay quienes disfrutan de rezar la novena mientras que otros esperan con ansias el día de recibir y dar regalos. Lo cierto es que, quienes disfrutan de las actividades de esta época suelen hacerlo con los tradicionales platos que trae consigo el fin de año.

Sin embargo, algunas personas evitan la natilla, los tamales y los buñuelos, cuando no es necesario resistirse a los manjares navideños para gozar de buena salud. Según expertos, hay que comer con moderación para evitar indigestiones o intoxicaciones, entre otras dolencias.

Por eso, para que vivas y disfrutes las fiestas decembrinas responsablemente te damos los siguientes consejos:

Para Johanna Losada Romero, Nutricionista y fundadora del coaching nutricional Nutricionate, es importante no comer alimentos en exceso: “en Navidad o en cualquier época del año no es recomendable ingerir grandes porciones de alimentos,  la clave está en mantener un balance en cada una de las comidas del día con los antojos navideños”.

Ten en cuenta que los excesos pueden ocasionar desequilibrios importantes en tu organismo, por lo que debes tener muy claro que en diciembre no debes comer de más, así mucha gente sí lo haga. “Las personas suelen consumir alimentos en exceso durante el fin de año y por lo general estos son ricos en grasas y azúcares, que pueden causar, además de indigestión, dolor de cabeza, incapacidad para conciliar el sueño y aumento del colesterol”, dice Losada.

Ser inteligente al momento de comer es muy importante. La recomendación de la nutricionista es que pruebes cada día un plato típico distinto, así los días de la novena se convertirán en una experiencia gastronómica. “Por ejemplo, comer buñuelo un día, al otro natilla, al siguiente un tamal, otro día arroz de leche (…) para evitar comer en un solo día cantidades excesivas o combinar platos que pueden no caer bien al estómago”.

¡Es posible disfrutar de los platos típicos y ser creativo! Incorpora los platos navideños en otros momentos del día, no solamente en las noches: “el buñuelo, la natilla o las empanadas pueden ser una buena alternativa para las medias nueves o las onces”, añade la experta.

Celebra, aliméntate con moderación e inteligencia y haz de esta fecha un motivo más para disfrutar de la comida con moderación. ¡Tu organismo te lo agradecerá!.