Aunque el mercado ofrece aceites como el aceite de oliva, que comparados con otros, ofrecen mayores beneficios para la salud, lo ideal, sobre todo si quieres mantener un peso saludable, es reemplazar su uso en la cocina.

No es tan difícil de poner en práctica, si de pronto piensas que el sabor de las comidas cambia, no te preocupes que no vas a notar alguna diferencia. Ten en cuenta las siguientes ideas que te vamos a dar para que al cocinar puedas reemplazar el aceite en algunos platos y así tener una dieta más sana y equilibrada.

 

  •  Al cocinar sin aceite, debes contar con utensilios u ollas para que la comida no se pegue. Los sartenes en cerámica o con teflón, así como un wok resultan muy útiles.
  • Si te encantan los huevos fritos, no hay problema. Reemplaza el aceite por un poco de agua con sal. Viértela en la sartén y cuando esté caliente coloca el huevo.
  •  Al momento de preparar pescado, puedes sustituir el aceite por un chorro de zumo de limón.
  •   El limón también funciona muy bien para suplir el aceite que viertes en tus ensaladas. Sin embargo, otra opción es reemplazarlo por especias como el romero.
  • En lugar de freír las verduras, prueba salteándolas en el wok. ¡Quedan exquisitas!
  •   En el caso de las carnes, calienta un sartén de cerámica durante dos o tres minutos a fuego lento. Para saber si ya está lista, rocía un poco de agua, si se forman burbujas, ya puedes asar el pollo o la carne.
  • Prepara las papas fritas en el horno. Después de cortarlas, déjalas por 10 minutos dentro de un recipiente con hielo y agua. Sácalas y escúrrelas con toallas de cocina. Colócalas en una bandeja con papel mantequilla debajo y un poco de sal. Llévalas al horno a 180°C y después de 20 o 25 minutos, estarán listas.  

Carulla