“Año nuevo, vida nueva”, es lo que suele escucharse por estos días y que para muchos incluye una lista de propósitos, entre ellos mejorar sus hábitos alimenticios. Sin embargo, para hacer cambios reales en la alimentación es necesario conocer la forma correcta de combinar y consumir algunos alimentos.

Para comer fruta, por ejemplo, es vital saber a qué hora consumirla, con qué acompañarla y por supuesto, las porciones adecuadas. Esto, si en realidad quieres aprovechar al máximo todos sus nutrientes.

Tipos de frutas

Tal vez desconoces los cuatro grupos en los que se clasifican las frutas:

1.    Neutras: Macadamia, coco y corozo.

2.    Dulces: Melón, banano, guanábana, pera, manzana roja, mangostino, patilla, papaya, pitahaya, uva, zapote, granadilla, anón, cereza y chirimoya.

3.    Ácidas: Kiwi, mora, naranja, maracuyá, piña, limón, toronja, arándano y borojó.

4.    Semiácidas: Uchuva, manzana verde, fresa, mango, melocotón, guayaba, mandarina, durazno, granadilla, marañón, lima, ciruela, mamoncillo y frambuesa.

¿Cómo comer fruta?

Reconocer la clasificación de las frutas es importante para saber cómo combinarlas entre sí. Aunque resulte delicioso, por sus múltiples propiedades, una mezcla desatinada de frutas afecta la digestión y puede causar malestar estomacal. Para evitar molestias y además aprovechar sus beneficios, se deben consumir frutas ácidas con semiácidas y neutras con dulces.  

 

La mejor hora del día es…

Para aprovechar sus nutrientes y propiedades, las frutas se deben comer solas y con el estómago vacío, por eso lo ideal es hacerlo entre horas. Además, si las consumes treinta minutos antes de cualquier comida, evitas la sensación de pesadez, te sientes enérgico y mejoras tu digestión.

Esperar hasta el final y dejar las frutas como postre es una mala idea. Sus azúcares se fermentan en el estómago y además de desaprovechar sus nutrientes, producen problemas digestivos, dolor estomacal e incluso gases.

¿Cuál es la cantidad recomendada?

Durante el día se deberían comer alrededor de cuatro porciones de fruta. Espera al menos una hora entre porciones, o dos si es otro tipo de alimento y procura comenzar el día comiendo fruta ácida porque ayuda a limpiar el organismo.

Recomendaciones varias

  • En la cáscara de las frutas también se encuentran vitaminas y fibras, entre otros nutrientes que benefician tu organismo y se pierden al pelarlas. Entonces, lo ideal es comerlas con su piel. Eso sí, se deben lavar muy bien antes de consumirlas.

 

  • Las frutas no deben refrigerarse.

 

  • Después de almorzar, trata de no comer fruta, en especial las ácidas para evitar problemas digestivos.

 

  • Consume siempre la fruta fresca.