Actualmente ponemos como prioridad nuestra agitada rutina dejando de lado temas tan importantes y claves como lo son los hábitos alimenticios y los beneficios que estos traen a nuestra salud; nuestras jornadas empiezan muy temprano y son tan apretadas que a veces preferimos seguir adelante con el día sin brindarle la atención necesaria al desayuno.

Te invitamos a hacer una pausa, para pensar cómo estas iniciando tu día y ver de qué manera los alimentos que consumas en este momento pueden mejorar tu día y tu vida en general, darle la importancia necesaria a esta comida del día te ayudará a mantener un peso ideal, llevar una vida más sana, , aumentar tu productividad mental y física, tener más energía para tu jornada y hasta evitar el mal humor.

Entendiendo todo esto te contamos estas básicas pero valiosas recomendaciones para tus mañanas:

  • ­  Lo primero es incluir bebidas frías y/o calientes para hidratar tu cuerpo después del sueño. Los jugos naturales y las bebidas que te provean de energía como el café o el té suaves pueden ser una buena opción.

  • ­  Incluye proteínas adecuadas, que no sean muy pesadas y que beneficien tu metabolismo; una opción vegetariana con frutos secos, soya o frutas funcionan muy bien.

  • ­  Varía el consumo de lácteos tradicionales con leche de soya o almendras para no cargar tanto tu sistema digestivo.

  • ­  Si centras toda tu atención en tu desayuno, masticando de manera pausada y un número significativo de veces puedes le ayudaras a tu organismo a asimilar mejor los alimentos.

  • ­  No uses sal ni azúcares en exceso.

  • ­  Incluye cereales, hay sin fín de opciones para ser creativo cada mañana.

    El desayuno es fuente de energía y felicidad para ti y tu salud, haz que este sea protagonista de tu rutina y verás sus beneficios a corto y largo plazo. 

Carulla