Me encanta escribir para los amigos de lo descomplicado,  fácil y rico de cocinar, aunque reconozco que algunas veces me complico cocinando, tratando de innovar y probar técnicas que veo de mis colegas,  siempre procuro enseñar la manera fácil de hacer todo. Es hora de que los cocineros entendamos que las personas ocupadas de estos tiempos necesitan comer más rico con menos y esto es todo un reto.

Soy un amante del dulce y también del chocolate, no perdono almuerzo sin final feliz y cierro los ojos pensando ¡dulce, chocolate, cremoso, equilibrado, texturas y temperaturas!, ¿qué más podría cumplir estas exigencias?, un volcán.

Los he probado y reconozco que tiene su técnica, cualquier receta explica como debes mezclar, pero muy pocas aciertan en la manera de cocinarlo.

Lo mejor es ensayar ya que la temperaturay el tiempo cumplen un papel fundamental. Si quieres hacerlos perfecto sigue estos consejos:

  1. Busca una mezcla de ¨fondant au chocolat¨ de Monopirx (Marca que me encanta), compras mantequilla de la verdadera de vaca y algunos huevos. 
  2. Cuando llegue a casa la mantequilla estará blanda, es la textura ideal para esta receta, en una vasija (como diría mi abuela) ponga los tres ingredientes y mézclelos hasta que estén muy cremosos, las cantidades están especificadas al revés de la caja.
  3. Para que no peque por inocente engrase muy bien un molde personal, que pueden ser de silicona, de cerámica o de aluminio, y llene pero que no llegue al borde. 
  4. Hornee primero por 8 min a 170 ° C o 340° F, revise tocando suavemente con el dedo, si lo siente demasiado blandito lo dejas 2 min más y sigue así hasta que al introducir un palillo salga untado de chocolate caliente. Ya tienes el tiempo exacto, llena todos los moldes y hornea exactamente el mismo tiempo que se demoró el primer volcán que era el ¨conejillo de indias¨.

Ya verás que tus amigos te preguntaran como lo hiciste, ya decides si te guardas el secreto.

Buen apetito.

Juan David Montoya