La especialidad de nuestra cultura y la dulzura de la gente han hecho que cada cumpleaños sea una fecha importante, donde se descorcha algún vino, se come una cena especial o se entregan algunos regalos, pero siempre, y sin falta alguna, se disfruta y comparte una buena torta.

Grandes o pequeñas, muy dulces o equilibradas, cubiertas o desnudas, con crema o con fondant, de un piso o de varios. Así de amplias pueden ser las opciones.

Me podría gastar mil y una noches escribiendo y enseñando recetas de todo tipo de tortas, pero quiero compartirles la técnica más fácil donde la simplicidad supera cualquier obstáculo.

La técnica se llama cuatro cuartos, se trata de usar los cuatro ingredientes básicos para una torta: mantequilla, azúcar, huevos y harina y solamente necesitamos exactamente la misma cantidad de cada uno de ellos. Te damos un ejemplo para que no te confundas: Batir 250 gr de mantequilla con 250 gr de azúcar hasta que se ponga blanda, luego agregar 5 huevos (que corresponden a 250 gr aproximadamente) y por último 250 gr de harina, solamente debes batir hasta que los ingredientes se integren, es decir, muy poco tiempo.

Puede tener variantes como reemplazar un poco de la harina por la cocoa y obtienes una torta de chocolate o poner esencia de vainilla puede realzar el sabor de cualquier tipo de torta o tambiénagregar frutos rojos congelados para tener explosiones de sabor en el interior de tu torta etc.

Adelante, a seguir cantando el cumpleaños, pidiendo deseos y comiendo torta.

Buen apetito.

Juan David Montoya Guzmán

Escuela de Cocina Carulla