Llego diciembre, época para disfrutar en familia, romper la dieta comiendo los deliciosos manjares tradicionales y encontrarnos con los que escasamente vemos. Una época para celebrar, compartir y por supuesto aprovechar para tomar más vino.

Una de las festividades más típicas es la de las novenas, donde muchas familias celebran en diferentes casas y los anfitriones se encargan de la atención. Dentro de estas, somos afortunados al poder tener un maridaje diferente para cada ocasión, el cual depende de lo que comamos así:

·      Para las empanadas y los patacones chardonnay sin madera

·      Para el asado: tintos jóvenes (vinos sin paso por madera o con muy poca barrica)

·      Para el lomo de cerdo relleno: tintos con guarda moderada.

·      Para el manjar blanco o natillas como parte de la preparación de algún postre: espumantes bien refrigerados.

 

A disfrutar de las recetas navideñas.  

Buen apetito.

Juan David Montoya