Una de las tradiciones más emblemáticas en México es recordar a aquellas personas que han muerto. Para ello, se realizan diferentes celebraciones que duran varios días (del 28 de octubre hasta el 2 de noviembre) y que congregan a las familias y a sus vecinos.

Cada una de estas fechas corresponde a un tipo de muerte, según explica el portal Visit México. Por ejemplo, el 28 de octubre se recuerda a aquellos que murieron por causas violentas; el 29 se pide por aquellos que murieron ahogados; el 30 es el día de las ánimas, especialmente de aquellas que no tienen familiares o seres queridos que las recuerden. El último día de octubre se destina para aquellos seres que fueron concebidos pero que no llegaron a nacer y también para los que no fueron bautizados y murieron. Mientras que, el 1 de noviembre es el día de los ‘angelitos’ (los niños) y el 2, el día que se le rinde homenaje a los muertos adultos. 

A continuación, te contamos cómo se celebran y algunos de los platos más comunes que se comen en estas fechas. 

El más tradicional es el pan de muerto, de sabor dulce y de forma similar a la tradicional rosca que se consume el Día de Reyes. La diferencia es que se utiliza naranja y canela para darle un sabor especial. Puedes encontrarlo de diferentes colores, con azúcar espolvoreada por encima y con formas que simbolizan la figura humana o animales como los conejos, ya que su presentación varía dependiendo de la región.

Otra preparación que se consume durante esta celebración es el dulce de calabaza, que se prepara con piloncillo (el equivalente a la panela), azúcar morena y canela.

También están los tamales, que pueden tener distintos rellenos (como gallina o pollo) y varios tamaños. Uno de los más tradicionales es el Mucbipollo, el cual se suele enterrar en la tierra para luego ponerle leña y piedras por encima y cocinarlo. A diferencia de los tamales que se consumen en Colombia, los mexicanos incluyen chiles habaneros, cilantro y manteca de cerdo, entre otros ingredientes que le dan un sabor diferencial.

Una de las bebidas típicas para acompañar estos platos es el atole, que también se consume en países como Guatemala. De sabor dulce, se prepara con masa de maíz y se sirve caliente. Igual que el chocolate, otra de las bebidas que se suelen consumir en el Día de Muertos.

Todos estos platos que te mencionamos hacen parte de un gran altar que se decora con elementos con calaveras de dulce, flores, papel picado de colores, velas y fotografías de quienes han fallecido. ¡Una celebración llena de sabor!