Si todavía no sabes qué dar a tus comensales durante este fin de año y comienzos del nuevo, arriésgate por una tabla de quesos y embutidos junto a algunos acompañamientos.

Para crear una tabla perfecta no olvides el queso, con cinco o seistipos de este es suficiente para crear combinaciones increíbles. Puedes elegirlos según los siguientes factores:
- Quesos originarios de una misma región.

- Quesos del mismo tipo de leche pero de distintas regiones de origen.

- Quesos de la misma familia, como por ejemplo los quesos azules, pero de distintas regiones.

No olvides que a la hora de servirlos debes usar una tabla, un plato grande o dejarlos cada uno en un recipiente aparte; además debes asignarle a cada uno un cuchillo propio y servirlos a temperatura ambiente.

Si bien hay mucha variedad a la hora de escoger los embutidos que irán en nuestra tabla, te recomendamos a continuación algunos que dejarán boquiabiertos a tus invitados:

- Un buen jamón ibérico, un lomo embuchado o ambos.

- Un embutido blanco sin pimentón como el fuet o el salchichón.

- Un embutido rojo como el chorizo.

No olvides servir los embutidos ya cortados y a temperatura ambiente para disfrutar mejor su sabor.

Que en tu mesa no falten acompañamientos tales como aceitunas, frutos secos como las almendras y algunas frutas como la manzana que ayudan a limpiar el paladar. Y, por último, para beber opta por un buen vino.