Tomar una taza de café antes de realizar alguna actividad física, puede traer algunos beneficios para tu salud. Por esta razón, aquí te damos cuatro razones para que consumas esta bebida y logres sacar el máximo provecho a tu rutina de ejercicios.

Metabolismo

Está comprobado científicamente que la cafeína ayuda a acelerar el metabolismo hasta un 20 por ciento. Al momento de realizar actividad física, la aceleración del metabolismo nos ayudará a sintetizar más rápido los nutrientes de los alimentos y aumentará el gasto de calorías y quema de grasas.

Circulación

Tomar café antes del ejercicio ayuda al aumento de la circulación sanguínea, incrementando los niveles de oxígeno de los tejidos y la masa muscular lo que podría mejorar el rendimiento de la actividad física.

Reducción del dolor

Según estudios realizados en varias universidades en Estados Unidos, tomar dos tazas de esta bebida, una hora antes de realizar cualquier rutina de ejercicios, reduce considerablemente los niveles de dolor ocasionados, de esta manera, significaría un beneficio en las rutinas de alta intensidad, contribuyendo a sobrellevar mayor esfuerzo físico.

Antes, no después

Una recomendación fundamental a la hora de tomar café, es hacerlo antes del ejercicio, no después. Así, estimulará la producción de energía y la quema de grasas. Después de realizar la actividad física, el cuerpo requiere alimentos ricos en nutrientes que ayuden en la recuperación del musculo.

Recuerda que el consumo de esta bebida en grandes cantidades puede ser perjudicial para tu salud, por lo que es muy importante consultar con tu médico de confianza, para que te haga un correcto diagnóstico, antes de incluir al café como tu aliado.