Si has escuchado la palabra maridaje y no estás seguro de que se trata, debes saber que es la combinación perfecta entre la comida y el licor.

La ciencia del buen maridaje reside en elegir la bebida que logre exaltar el sabor, aroma y textura de un plato, logrando una experiencia sensorial en cada bocado.

Para maridar no tienes que ser un chef versado o un ilustre sommelier. Aunque hay ciertas pautas ya establecidas, puedes arriesgarte y experimentar hasta encontrar la unión perfecta entre bebida y comida.

 

Al maridar debes pensar en las sensaciones que quieres despertar. Ten en mente los sabores dulces, amargos, ácidos o salados de tu comida; su temperatura, el aroma y finalmente la textura de tu plato.

 

Si bien el maridaje más popular se da con el vino, se puede maridar todo tipo de comida y licor. Lo importante es hallar el que logre hacer de tu cena una experiencia aún más placentera. 

Y mientras experimentas, algunas sugerencias

·      Vino blanco con pescados y ensaladas.

·      Vino tinto con carnes rojas.

·      Cerveza con carnes rojas, pollo y ensaladas con vinagre.

·      Cerveza negra con postres de chocolate.

Carulla