Para comenzar a hablar de un tinto de verano hay que aclarar que es una bebida que se consume en frio y que a la par también se caracteriza por tener tonalidades refrescantes y suaves al paladar, o también acidas y astringentes las cuales dan esa sensación de que nos está hidratando, pero para elaborar un tinto de verano deberíamos de tener en cuenta que lo podemos hacer de dos maneras:

Una con soda, y otra con limón. Las cuales vamos a tener en cuenta dependiendo del tipo de vino que vamos a usar y también para la ocasión.

Pero para hablar de un tinto de verano los ingredientes que se deben de usar son muy sencillos como lo son una botella de vino tinto, una soda con sabor a limón, hielo, y rodajas de limón, y que para su elaboración se debería de hacer en mismas cantidades de vino tinto, soda y se finaliza con hielo para que se enfrié la bebida.

No cabe recordar que esta bebida surge a mediados del siglo xx en las ferias taurinas españolas y que se convierte en una de las bebidas por excelencia en el verano para aprovechar al máximo lo que es esta maravillosa bebida como lo es el vino y de una forma sutil y refrescante.

Juan Pablo Jaramillo

Escuela de cocina Carulla