Cada año se comercializan en el mundo 18 millones de toneladas de queso, una delicia que tiene más de 3 mil tipos, aunque hay algunos que sobresalen ya sea por su valor, peculiar elaboración o sus raros ingredientes, que pueden ir desde el oro líquido hasta leche de animales en vía de extinción.

Para que no nos quedemos con el quesito, el mozzarella y el cheddar, aquí les describimos seis de los más raros y exóticos del planeta. ¿Cuál prefieren?

Queso Pule

Elaborado en Serbia con leche de burra de los Balcanes, una especie en vía de extinción, el queso Pule es de los más costosos del mundo: alrededor de 1.000 euros el kilo. Su precio no es solo por la especie de la que se extrae la leche sino también por la dificultad para prepararlo, ya que se necesitan 25 litros de leche de burra para hacer solo un kilo de queso. Además, el animal del que tan solo quedan un centenar, únicamente da 200 mililitros por día.  Su sabor es dulce, suave y buen acompañante del vino espumoso Gosset brut blanc.

Queso de Yak

¿Alguna vez han visto un yak? Este animal es parecido a un búfalo, pero más peludo y con residencia en la cordillera del Himalaya, más exactamente en Nepal y a unos 4 mil metros sobre el nivel del mar. A esa altura se elabora el queso con la leche de este bovino que por su composición tiene menos grasa y más proteína que otros quesos. Su fabricación inicia con leche pasteurizada a la que se le quita parte de la grasa antes de iniciar la fermentación que se hace con un cultivo de bacterias. Su maduración es de 2 meses y es buen acompañante del vino tinto.  

Queso Milbenkase

Los alemanes hacen carros eficientes, juegan bien al fútbol y también hacen quesos raros como este. Se fabrica ayudado por ácaros, quienes con su saliva diluyen el queso y con sus enzimas matan el moho. Se hace con leche de vaca, oveja o cabra que luego de coagularse, se le echa sal, comino y flores de sauco para aromatizar. El queso se coloca en cajas donde se encuentra el ácaro que termina de hacer el trabajo de maduración que puede ser de 2 meses a 2 años. Tiene un sabor amargo y es perfecto con vino Auslese.

Queso Epoisses

Fabricado en Francia, este queso tiene un olor que recuerda a la comida podrida, pero su sabor es muy diferente, pues dicen los que lo han probado que es cremoso y sabroso. Su aroma viene de la forma en que se elabora, pues luego de dejar podrir la leche de vaca hasta que se forme el queso, este se lava con agua salada por 30 días para después ponerlo en un sitio húmedo. Al mes se saca y vuelve a lavarse, pero en esta ocasión con agua lluvia, jugo de uva y aguardiente por varias semanas. Pueden combinarlo con vino blanco Billaud-Simon Chablis.

Queso Bitto

Es el queso comestible más antiguo del mundo, se produce en Italia con leche de vaca y a veces se combina con la de la cabra orobica, una especie en peligro de extinción. Su maduración mínima es de 70 días, aunque dicen que los mejores pueden madurar por 10 años. Tiene un sabor intenso, con toques de hierbas y se puede maridar con vino italiano Barbaresco.

Queso Casu Marzu

Si son quisquillosos, paren aquí, están advertidos… Bueno si quisieron saber cómo se hace este queso aquí vamos. Fabricado en la isla de Cerdeña, Italia, su principal ingrediente son larvas de la mosca Piophilia casei, las cuales ayudan en la fermentación del queso pues absorben bien la grasa de la leche de oveja. Su consistencia es suave, cremosa y para disfrutar su verdadero sabor se debe comer mientras las larvas siguen vivas. La Unión Europea prohibió su comercialización y es bueno con vino italiano Chianti.

Los mejores quesos del mundo estarán para deleitarte desde el 27 al 30 de septiembre en Bogotá. Te eseperamos en el Centro Comercial Unicentro primer piso Edificio de parqueaderos costado sur para que disfrutes de este exquisito placer.