La panadería artesanal, por lo menos en Francia, inició siendo una tradición donde lo más importante era la mano experta que se encargaba de darle un toque unico; dicha tradición se vio afectada por la llegada de la industrialización, la cual llevó a tener una mayor produccion y variedades de pan, pero que no tenían la misma calidad y sabor. Hoy en día, podemos ver el aumento de una sociedad de consumo que busca ser un poco más responsable frente a los productos y alimentos que obtiene, y por esta razón, en Carulla tenemos la fortuna de experimentar el placer de la elaboración de pan artesanal, contamos con una producción de panes poco convencionales que marca la diferencia en calidad, frescura, creatividad y sabore frente a lo que se encuentra en el mercado.

Cuando en Carulla hablamos de panadería artesanal, pensamos en tres elementos o momentos claves: primero, tenemos en cuenta que los ingredientes sean de óptima calidad y segundo, que tengan una masa madre, un fermento que le da al pan un sabor muy especial; segundo, el tiempo de elaboración es muy importante, pues mientras que un pan normal requiere más o menos de unas 5 horas para su elaboración, un pan artesanal puede tomar entre preparación y fermentación más de 24 horas; el tercero pasa a ser el horneado, pues las temperaturas varían por sobre las demás de la panadería convencional. Todo estos nos lleva a obtener panes de color dorado, con corteza dura y de migas muy abiertas y esponjosas, que por supuesto mezclamos con tecnologia en nuestros hornos para lograr la producción que ustedes pueden disfrutar a diario en todas nuestras tiendas. 

Mauricio Nicholls