Regalar flores en fechas especiales es una tradición. Y recibirlas no deja de ser un gran detalle que alegra el día, por sus aromas y colores. Pero, ya no solo se ponen un jarrón, también se utilizan para decorar platos y para deleitar el paladar.

Pareciera algo nuevo, pero desde hace varios años las flores son un ingrediente en la cocina (ya sea en un té de flores, una infusión o una ensalada). Sus olores, colores y sabores le dan un toque natural a las preparaciones y originalidad a los platos.

Flores comestibles

Hay más de 250 especies de flores comestibles. Varias de estas seguramente las has probado en platos o en infusiones: coliflor, brócoli, manzanilla, las margaritas, el jazmín, la caléndula, las rosas, entre otras. Con ellas se pueden realizar preparaciones con yogur, infusiones, sopas y ensaladas. Por ejemplo.

Puedes mantenerlas frescas secándoles, congelándolas o sumergiéndolas en aceite, dependiendo del tipo de flor.

Para decorar

Las texturas y colores de las flores son una alternativa para que te luzcas en las preparaciones y les des vida a tus platos. Además, procura que el aroma de la flor complemente la comida que vayas a servir. Te presentamos tres opciones para que empieces a decorar con flores:

Cubos de hielo con flores

Agrega flores en agua y ponlas a congelar. Tu bebida estará fría y con un sencillo pero potente elemento decorativo.

Ensalada primaveral

Prepara una ensalada de frutos secos, eneldo, toronja, naranja y flores. Puedes usarpétalos de rosa, pensamientos, caléndulas y begonias. El resultado será una comida nutritiva y un plato muy elegante.

Pescados

A la hora de preparar pescado busca flores que contrasten con este. Para un salmón puedes utilizar flores moradas y azules, para los pescados blancos opta por pétales color naranja y rosas; mientras que para el atún prueba con verdes y amarillas.

Ahora que conoces las ventajas de usar flores como decoración y comida, visita Carulla y arma tu propia preparación a base de flores comestibles.

¡Para tener en cuenta!

Hay muchas variedades de flores para decorar y complementar nuestro menú. Pero, algunas son tóxicas y pueden ser perjudicar tu salud. Entre esas están el Laurel de Montaña, la Hierba de Santiago, el Veratrum, la Cerbera, Rosa del Desierto y la Oenanthe crocata. ¡No olvides consultar antes si la flor que quieres usar es apta para el consumo humano!