Consumir alimentos de forma responsable implica el no desperdiciarlos. Para que eso no te pase, te damos algunos tips para que sepas cómo mantenerlos en buen estado y por más tiempo.

Lo primero es que mantengas organizada y limpia tu nevera: puede sonar un poco obvio pero tiene una razón de ser y es que, si mezclas diferentes alimentos en un mismo contenedor, puedes hacer que se empiecen a descomponer más rápido. Para evitarlo, guarda las frutas y vegetales por separado.

Si quieres mantener fresca la lechuga, guárdala en bolsas plásticas que tengan agujeros, ya que esto permite que circule el aire. Evita lavar los vegetales y las frutas y guardarlos en la nevera sin haberlos secado. Lo mejor es que los envuelvas en una toalla de cocina para absorber el exceso de humedad o que los laves justo antes de cocinarlos o consumirlos.

En cuanto a los lácteos y los quesos, procura mantener el yogur, la crema agria y la leche en sus envases originales. Si por alguna razón debes almacenarlos en un bowl, cúbrelos con papel film y consúmelos en el menor tiempo posible.

Si destapas algún alimento enlatado pero no lo consumes en su totalidad, guárdalo en otro recipiente ya que el metal, una vez entra en contacto con el aire, puede dejarle a tu comida un sabor metálico. Recuerda que estas latas se pueden reciclar, siempre y cuando limpies su interior antes de arrojarlo a las canecas de reciclaje.

Ten en cuenta que hay alimentos que no es necesario refrigerar, como los aguacates, las papas, los tomates y las cebollas. 

Para asegurarte que tus alimentos estén en óptimas condiciones, debes mantener tu nevera limpia. Por eso, semanalmente, revisa qué partes de su interior están sucias y límpialas con un trapo suave con agua y un poco de jabón y, trimestralmente, realiza una limpieza profunda a tu nevera y al congelador. 

Encuentra en carulla.com.co todos los productos que te pueden ayudar a la hora de mantener limpias tu nevera y cocina.