Una rica y exquisita lasaña, que delicia con un trozo de pan y un buen vino, este plato que ha pasado de convertirse en un icono Italiano a ser casi una receta infaltable en nuestra mesa, tiene muchas variables, tantas que podríamos hacer todos los días una distinta.

Bueno, vamos al grano, lo primero es entender que es lo importante de una lasaña, delicadas capaz de pasta con complementos, una buena salsa (que no siempre tiene que ser tomate) y unos buenos ingredientes dependiendo del sabor de la lasaña (que no siempre tiene que ser carne), y que no falte el queso. Si, así de fácil, eso es una lasaña.

Como prepararla muy rica? Te daré los pasos y las opciones. Toma nota:

Paso 1: Elegir la pasta: Las láminas de lasaña siempre son mejor cocinarlas antes de usarlas, si son de las que no necesitan cocerse asegúrate de poner sobre ellas mucha salsa para que no te lleves una sorpresa cuando la lasaña salga del horno.

Paso 2: Las salsa: Bechamel con champiñones, con curry, con mostaza, con hierbas, con queso, con nueces o natural (ya tienes la primera salsa, está siempre debe ir sobre las láminas de pasta)

Paso 3: De que es la lasaña? En este paso puedes elegir sabores solos o combinados: Pollo con champiñones y panceta, boloñesa, vegetariano (berenjenas y zuchinni asado), cordero con especias, vegetales parrillados, setas (champiñones, criminis, orellanas, portobellos), cerdo, etc. Acá es importante que el relleno sea lo suficientemente húmedo, por eso puedes combinar tu elección con salsas adicionales de queso o de tomate.

Pasó 4: El queso: parmesano, gouda, comnté, emmental, tilsit, gruyere, pepper jack, cheddar, edam, mounster, etc. Mucho de donde elegir y todas recetas ricas, eso sí, asegúrate de que el queso funda muy bien.

Así, con todas estas opciones puedes armar una lasaña fácil y rica, es cuestión de que en cada capa pongas mucho amor y empeño y te resultara fácil y perfecto.

Buen apetito.