Estamos acostumbrados a pensar en la pizza como un plato ligero, muchas veces hasta catalogado como una “comida rápida”, junto a recetas como las hamburguesas, perros calientes, y demás platos informales que no tienen una reputación tan exclusiva como otras recetas, pero lo que no sabe la mayoría es que este plato puede convertirse en un plato gourmet con los ingredientes y los acompañamientos adecuados.

Por la ligereza e informalidad solemos acompañarlo de cervezas o bebidas gaseosas de diferentes sabores pero en realidad por la calidad y variedad de sus ingredientes, una bebida perfecta para acompañarla es el vino, en su variedad de sabores y colores. Te vamos a recomendar algunas opciones pensando en los ingredientes más comunes de este exquisito plato:

  • ­  Pizza tradicional: Por los ácidos que tiene la salsa de tomate te recomendamos vinos frutales de baja acidez, vinos tintos jóvenes frutales de tonos rojos medios y vinos tintos de cuerpo medio.

  • ­  Pizza con variedad de quesos: Para esta opción te recomendamos vinos blancos frutales de acidez franca para balancear la sal que contienen los quesos; Pinot Blanco, Chenin blanc y Sauvignon Blanco son algunas de las opciones.

  • ­  Pizza con vegetales frescos: Los vinos tintos livianos y frescos, Malbec, Merlot, Syrah y Pinot Noir generan una buena combinación con los vegetales.

  • ­  Pizza con ingredientes fuertes o condimentados: Para contrastar con sabores fuertes te recomendamos los vinos maduros complejos como los Chardonay, Merlot, Malbec y Cabernet Sauvignon de 2 a 4 años de elaborados y criados en madera.

    Lo más importante a la hora de elegir es pensar en los ingredientes principales de tu pizza y así conseguirás el maridaje perfecto para cada una de ellas. y lo más importante: ¡Salud! 

Carulla