Este término proviene del alemán, es la fusión de las palabras Delikat, que significa delicado, y Essen, que significa comida. En español el sustantivo femenino plural es delicias, lo que quiere decir que sea lo que sea que te lleves a la boca será agradable al paladar; productos muy selectivos y de "alta gastronomía".

Esta selección de productos deliciosos para comer y de fina preparación, que por su singularidad y normalmente su elaboración artesanal, no solo se encuentran en los restaurantes más exclusivos, se han abierto paso en los pasillos de los supermercados.

La oferta es amplia y va desde vinos, quesos, licores, aceites, dulces, galletas, salsas, chocolates, embutidos, conservas, conservas vegetales y de pescado, aceites, vinagres, condimentos, pastas y granos, hasta productos típicos e internacionales.

Carulla