En nuestro país se comen buñuelos todo el año, especialmente en diciembre, cuando suelen servirse para acompañar las novenas o las cenas de fin de año. ¿Conoces cuál es el secreto de su rico sabor? Aquí te lo contamos.

¿Quién se resiste a un buñuelo suave y crocante? Quizás algunos pocos, por eso, aprovecha que llegó diciembre y lúcete preparando buñuelos como todo un experto, para que tus invitados tengan ganas de repetir.

Lo primero y más importante que debes tener en cuenta son estos ingredientes de ‘oro’:

  • 500 gramos de masa para buñuelos
  • 2 huevos
  • 25 gramos de almidón agrio (ayuda a crear la corteza del buñuelo)
  • 375 gramos de queso criollo o campesino molido o rayado
  • 125 gramos de queso costeño molido o rayado
  • 375 gramos de leche

¡Manos a la obra!

Pon en un bowl la masa para buñuelos y ármala de tal manera que quede en forma de volcán. Agrega en el centro los huevos, los quesos y el almidón, y mezcla estos ingredientes con una espátula.

Luego, agrega la leche (lentamente) y revuelve hasta que obtengas una masa uniforme, ni muy húmeda, ni muy seca. Cuando esté consistente, dale forma a tus buñuelos, haciendo esferas con tus manos.

Mientras tanto, calienta el aceite en una olla (procura que haya sido usada antes, así no se te pegarán los buñuelos), a una temperatura entre 150° - 180°C.

Antes de introducir los buñuelos a la olla es necesario que hagas una pequeña prueba: pon un buñuelo de tamaño pequeño en aceite. Cuando caiga al fondo debe demorarse en subir de 3 a 5 segundos. Si esto no pasa, debes calentar un poco más el aceite y volver a intentarlo.

Cuando ya tengas el aceite en el punto ideal, agrega los buñuelos y mantén moderado el fuego de tu estufa. Sácalos cuando veas que están dorados por ambos lados. Para ello, utiliza una espumadera (cucharón con huecos) y ubícalos en una bandeja con papel absorbente para eliminar el exceso de grasa. ¡Listo!

Otros tips…

  • Tapa la masa con papel absorbente y que sea un poco húmedo, para evitar que se seque la masa.
  • No es necesario que muevas los buñuelos porque se pueden explotar. Ellos solos giran en el aceite mientras se doran.

Recuerda utilizar ingredientes de calidad. En Carulla puedes encontrar lo que necesitas para hacerlo. Ingresa aquí, cómpralos y conviértete en un experto en buñuelos.

*Artículo elaborado con la asesoría de Isabel Martínez, pastelera del restaurante ‘Diana García, chef en Movimiento’.