Una vez terminadas nuestras fiestas decembrinas, nos damos cuenta que al abrir la nevera encontramos varios platos de fin de año, como el pavo, y para que no se pierda nos dedicamos a comer lo mismo los siguientes días. Por esto te damos las siguiente opciones para que puedas degustar ese pavo restante de una manera diferente.

Opción no 1.

Ensalada verde con pavo

Ingredientes:

·      Pavo cortado en cubos pequeños

·      Mix de lechugas troceadas

·      Crutones

·      Duraznos en láminas

·      Aceite de oliva

·      Vinagre de vino

·      Sal y pimienta

 

Procedimiento:

Para la ensalada mezcla todos los ingredientes en un bowl amplio. Añade el mix de lechugas, los duraznos en láminas, crutones, el pavo cortado en cubos pequeños y reserva.

Para la vinagreta adiciona una parte de vinagre, sal y pimienta, y mezcla vigorosamente hasta integrar todos los ingredientes. Posteriormente agregua el aceite de oliva en forma de hilo y continúa mezclando hasta que esté completamente emulsionada.

Adiciona la vinagreta a la ensalada y sirve.

 

Opción 2

Rollito de hojaldre en farsa de pavo

Ingredientes

·      Pavo

·      Crema de leche

·      1 huevo

·      Láminas de hojaldre

·      Jamón serrano

·      Aceitunas negras

·      Arándanos

·      Sal y pimienta

Procedimiento:

1. En un procesador introduce el pavo con un poco de crema de leche y el huevo. Procesa hasta lograr una preparación pastosa y reserva.

2. Extiende una lámina de hojaldre, cúbrela con el jamón serrano y reserva.

3. Corta las aceitunas en láminas, pica los arándanos y reserva.

4. Mezcla la preparación de pavo con las láminas de aceitunas y los arándanos picados.

5. Agregua la preparación anterior sobre la lámina de hojaldre recubierta con el jamón serrano; luego enrolla la farsa de pavo, la lámina de hojaldre y el jamón serrano hasta formar un cilindro; finalmente, adicionae un poco de agua en la parte final del hojaldre para cerrar el empaste.

6. En una bandeja para horno coloca el cilindro sobre la parte del cierre y hornea a 200 grados centígrados hasta que el hojaldre esté dorado, retira y sirve caliente.

 

Carlos Meléndez

Escuela de cocina Carulla