Las fiestas decembrinas son el mejor momento para disfrutar las tradiciones que hacen de estas fechas algo único. Y qué mejor que las recetas de la abuela para acompañar la celebración. Te presentamos algunas opciones para compartir y disfrutar en familia.

 

Pernil de cerdo

 Ingredientes
1 pernil de cerdo de 6 kilos aproximadamente
Salsa de soya, salsa negra y aceite de oliva al gusto
Vino al gusto
2 cervezas
2 cebollas cabezonas
2 gajos de cebolla larga
1/2 taza de perejil
2 o 3 dientes de ajo
1 pimentón
Sal gruesa
Condimentos al gusto
Mantequilla
Jugo de limón

Preparación

En un recipiente grande, prepara una salmuera con la sal gruesa y el jugo de limón. Introduce el pernil en la mezcla por 3 horas, cuidando que lo cubra totalmente. Cuando saques el pernil de la salmuera, haz una mezcla con el vino, la salsa de soya, la salsa negra y el aceite de oliva, obteniendo dos tazas aproximadamente. Con un inyector o una jeringa de cocina, inyecta la mezcla en el pernil.

Introduce en la licuadora las cebollas, el pimentón, el perejil, los ajos, las dos cervezas, la mantequilla y los condimentos. Luego, macera la carne con la pasta obtenida de esta mezcla y deja adobar por 2 horas. Lleva al horno a una temperatura alta-media por 5 horas aproximadamente (promedio de 50 minutos por kilo de carne), agregando todo el adobo a la bandeja. Déjalo cocinar cubierto con papel de aluminio, teniendo cuidado de que el lado brillante quede mirando la carne. Báñalo 2 o 3 veces con el jugo durante la cocción para que no se vaya a secar.

 

Buñuelos

Porciones: 12 a 14 buñuelos

 Ingredientes

200 gramos de queso costeño rallado (se puede reemplazar con 150 gramos de queso fresco rallado y 50 gramos de queso feta rallado)

120 gramos de fécula de maíz

60 gramos de almidón de yuca

50 gramos de azúcar

2 huevos

1 cucharadita de sal

1 cucharada de mantequilla

⅛ cucharadita de polvo para hornear

Aceite vegetal para freír

Preparación

Sobre una superficie óptima para amasar, mezcla el queso, la fécula de maíz, el almidón de yuca, el azúcar, los huevos, la sal, la mantequilla y el polvo para hornear hasta que la masa tenga una consistencia suave. Si crees que la masa está muy seca, agrega un poco de leche tibia para obtener la consistencia necesaria.

Calienta el aceite a 350 °F, mientras armas los buñuelos haciendo esferas de aproximadamente una pulgada. Cuando el aceite alcance la temperatura adecuada, introduce los buñuelos cuidando de dejar espacio suficiente para que estos floren. Déjalos freír por aproximadamente 25 minutos, mientras flotan en el aceite o hasta que obtengan un color dorado. Retíralos y deja escurrir en papel absorbente.