Cuando por fin nos animamos a hacer pan en nuestros hogares la primera vez lo más probable es que no resulte como lo imaginábamos, pues en la mayoría de los libros no nos dan los tips y los cuidados que debemos tener en cuenta a la hora de hacer cualquier tipo de masas.

Hoy te voy a dar cinco tips para que tu experiencia a la hora de hacer pan sea la mejor y te animes a hacer cada vez más.

1.    Los ingredientes debes estar muy bien medidos, lo más recomendable es medir todo con una báscula digital, pues es muchos casos cuando medimos en tazas cambian las proporciones ya que cada ingrediente tiene densidades diferentes.( es decir una taza de azúcar no va a pesar lo mismo que una de harina).

2.    Hay tres tipos de levadura y cada una tiene una potencialidad diferente. La levadura seca va a ser la mitad de la levadura fresca. Un ejemplo seria que en la receta diga 8 gramos de levadura seca pero en tu casa solo tengas levadura fresca, entonces para hacer el pan necesitaría 16 gr de levadura fresca. Ten en cuenta siempre esto para no tener exceso de levadura.

3.    La hidratación de la masa es muy importante, pues esto influye en la fermentación. Si tiene buena humedad la fermentación va a ser mucho mejor.

Muchas veces los libros nos dan una cantidad específica, pero hay que tener en cuenta que según el clima, la altura o el tipo de harina las masas pueden absorber más o menos líquido. Las masas deben quedar muy suaves y lisas con una textura similar a la plastilina.

4.    Antiguamente las abuelas fermentaban las masas en el sol, esto lo hacían con el fin de que fuera mucho más rápido; acá lo que puedes hacer para acelerar la fermentación es un “microclima”. En el horno microondas pones un recipiente con agua hirviendo, al lado pones la masa tapada con un paño ligeramente húmedo (si se dejan reposar, es importante siempre mantenerlas tapadas para evitar que se sequen) cierra el horno y deja que la masa duplique el volumen. Las temperaturas cálidas y húmedas aceleran este proceso. Es importante no sobre fermentar la masa pues el pan nos puede quedar con un retrogusto a levadura.

5.    Siempre debes precalentar el horno con aproximadamente 12 minutos de anticipación; ponerlo en función arriba y abajo. Para hornearlo pon la placa del pan en la parte de debajo del horno, así le crearas piso. Cuando este dorado en la base lo subes al medio del horno hasta que este dorado (debes tener en cuenta que todos los hornos son diferentes por eso no te puedes confiar del tiempo que te muestran las recetas)

Espero todos estos consejos sean muy útiles a la hora que hagas pan, eso sí debes tener en cuenta es que sea cada vez mejor tienes que ensayarlo varias veces, como ya saben la “práctica hace el maestro”.

MARIA CAMILA RUA