Después de los excesos de diciembre, estas opciones son perfectas para que empieces el año de la manera más saludable, además son muy fáciles de preparar.

Avena con fruta

La avena es muy saludable, además que se la lleva muy bien con casi todo, en este caso las frutas, porque te ayudan a que comiences a acelerar tu metabolismo desde el primer día del año. 

 

¿Qué necesitas?

½ taza de avena en hojuelas

Una taza de leche descremada

Miel natural para endulzar (si así lo quieres)

¼ de taza de frutos rojos, manzana, banano o la fruta de tu preferencia.

 

Panqueques de banano

Esta es una receta fácil y con pocos ingredientes, además te aporta un alto nivel nutritivo, que seguramente les gustará a todos en casa, lo puedes acompañar con frutos rojos, miel o mermelada.

Ingredientes

Un banano

Dos huevos

Canela

120 g de harina

Prepáralos así:

Corta el banano en rodajas (lo ideal es que las maceres), colócalas junto a los huevos en un recipiente y la harina; luego empieza a batir.

Al mismo tiempo calienta una sartén con un poco de mantequilla y cuando notes que ya está caliente, empieza a verter con una cuchara la mezcla, y dale la vuelta para que se doren por ambos lados. Repite la misma acción hasta que acabes con la mezcla. Finalmente ponlos en un plato, espolvorea con canela y sirve con los frutos rojos o la mermelada.  

Tortilla de tomates cherry y queso

Esta es una receta fácil, perfecta para comenzar el día de una manera relámpago, porque no te demorarás mucho en la cocina.

Ingredientes

Tres cucharadas de crema de leche

½ taza de queso campesino rallado

Una cucharada de aceite de oliva

Un tallo de cebolla larga picada finamente

Diez tomates cherry partidos por la mitad

Tres huevos

Hojas de albahaca cortadas a tu gusto

Sal y pimienta

Preparación

Precalienta a fuego medio una sartén grande, coloca la cebolla y los tomates cherry, déjalos cocinar por un minuto, mientras bates los huevos junto con la crema de leche, la albahaca, el queso, la sal y la pimienta.

Cuando acabes, vierte los huevos en el sartén y déjalos cocinar a fuego lento. El punto ideal de cocción es cuando notas que tres cuartas partes de los huevos estén secos. El siguiente es un truco que te encantará: sacude ligeramente el sartén, así evitas que se pegue la tortilla. Pártela por la mitad y dale la vuelta con la ayuda de una espátula.

Y listo, ya puedes servir. Acompaña este desayuno con un café o chocolate preparados con leche descremada.