Los macarrones nacieron en el siglo XIII en Italia, fueron posteriormente llevados a los franceses donde esta receta original ha sufrido distintas modificaciones con el paso del tiempo y fue perfeccionándose hasta llegar a lo que es hoy, una exquisita galleta, crocante por fuera y chiclosa por dentro, que al combinarla con relleno, este aporta el toque cremoso y la humedad suficiente para crear un manjar irresistible a tu paladar.

Para hacer unos deliciosos macarrones, preparamos dos ricas galletas a base de clara de huevo, azúcar pulverizada y harina de almendras; para el relleno haremos un ganache de chocolate, mermelada de frutos rojos, duraznos o si es de nuestra preferencia podemos elaborar un relleno salado. Su color puede variar dependiendo del tipo de colorante, ya sea rojo, verde, rosado o del color que lo desees, en caso de no usar colorante, la podemos dejar con su color natural.

Siguiendo estos paso, ya no será tan difícil hacer un delicioso macarrón: refrigeramos la clara de huevo, preferiblemente de un día para otro, agregamos las claras a la batidora junto con una pizca de sal, después de batir le agregamos tres cucharadas de azúcar tamizadas y seguimos batiendo a velocidad media, cuando se incorporen los ingredientes colocamos todo el azúcar faltante y empezamos a batir a toda velocidad, cuando la mezcla este firme, brillante y haga picos, paramos y agregamos la harina de almendras y con ayuda de una espátula revolvemos con movimientos envolventes o circulares hasta que quede totalmente incorporado; aparte, en cuatro recipientes colocamos la mezcla y algún colorante que desees, luego cogemos una manga pastelera y en una lata con un tapete siliconado empezamos hacer circulos, después de tenerlos listos, los dejamos reposar por 30 minutos; pasado el tiempo los llevamos a un horno a 340° F- 170° C por 14 minutos, los sacamos y los dejamos reposar para evitar que se nos quede la mitad en el tapete siliconado, luego conel relleno que desees ya sea nutella, mermelada de frutos rojos o una crema de mantequilla de maní, procedemos a rellenarlas, cogemos una galleta le agregamos el relleno y cerramos con otra y ¡a disfrutar!

Disfruten esta sencilla receta pues no hay nada más delicioso que un postre preparado en casa.

Didier Castaño.