El pan es un producto que no puede faltar en ninguna mesa colombiana. En nuestra panadería hay una variedad muy extensa de panes para llegar al gusto de todos. Dependiendo del pan que compremos hay una manera de conservarlo. Si compramos panes de corteza blanda hay que conservarlos en recipientes con tapa y lo más recomendable es consumirlos en el menos tiempo posible, ya que son los panes con una vida útil muy corta.

Por otro lado están los panes de cortezas duras o rústicas. Panes con mucho más trabajo y sabor, estos podrían ser engañosos al momento de comprarlos, ya que cuando están viejos se ponen blandos. Este tipo de panes se conservan de muy buena manera de una bolsa plástica o de papel.

Cuando quizá el pan ya lleva más de tres días sin consumir, puede empezar a perder humedad y es cuando el pan se empieza a endurecer. Un consejo para regenerarlo y que puede quedar lo más parecido al pan fresco en humedecer el pan con agua y empezarlo a apretar para que el agua también llegue al interior, después de esto, precaliente el horno a 180°C y hornee el pan durante 5 minutos y va a tener un pan fresco.

Jose Serrano