Uno de los placeres de la gastronomía está en combinar nuevos sabores, ingredientes y texturas. Esto aplica para los diferentes tipos de pasta que existen, las cuales pueden servirse con diversas salsas. Sin embargo, algunas combinaciones funcionan mejor que otras. Conócelas a continuación.

Las pastas largas y gruesas saben muy bien con cremas a base de lácteos como la mantequilla, las salsas de quesos y la crema de leche. Si se trata de pastas largas pero delgadas, utiliza salsas que incluyan aceite de oliva (como pesto), que también sirve para acompañar pastas tipo fusilli. En el caso de otras como como fetuccini, puedes usar salsa ragú o la famosa salsa Alfredo.

Si vas a preparar raviolis, acompáñalos de una salsa ligera que no sea muy espesa y cuyo sabor no vaya a opacar el relleno de la pasta. Una opción es servirlos con una pasta de tomate casera, por ejemplo.

La salsa boloñesa funciona muy bien con pastas tipo spaguetti, al igual que la salsa amatriciana y la putanesca. Por último, las más gruesas (rigatoni o penne) pueden comerse con salsas espesas y elaboradas con distintos tipos de quesos.

¡Queremos saber cuáles son tus combinaciones favoritas! Compártelas con nosotros a través de nuestro Facebook.