Grùyere, azul, Paipa, esparcible, salado...el queso tiene miles de variedades (más de 2.000 en todo el mundo) y distintos usos y momentos para disfrutarlo. Conoce algunas pautas para hacer la mejor selección aquí.

Si no eres un amante o experto quesero, seguramente tendrás muchas preguntas a la hora de comprar un queso que nunca has probado o que no estás acostumbrado a comer. No temas hacerlas. En nuestros supermercados Carulla, por ejemplo, contamos con personal capaz de resolver tus dudas y orientarte en tu compra.

No te guíes solo por el precio, pues no necesariamente es un indicador de calidad. Lo más importante es probar y encontrar el tipo de queso que más te guste, ya que los quesos, además de tener diferentes sabores poseen varias texturas.

Ahora, si vas a ofrecerlo como appetizer, puedes comprar queso duro y cortarlo en cubos, o escoger uno más blando. Por ejemplo, queso Brie o Camembert esparcibles, dos variedades que puedes servir con galletas de soda o bajas en sal.

Si quieres preparar sandwiches para llevar a la oficina, por ejemplo, lo mejor es que optes por un queso que ya esté cortado en tajadas (como el mozzarella). En el caso de las pizzas caseras, lo mejor es comprar el queso en bloque y que sea duro (parmesano o provolone, por ejemplo).

Para el fondue, lo mejor es utilizar una mezcla de tres quesos; vienen en cajas y son de un tamaño mayor (evitando que tengas que calcular porciones). O comprar por separado queso Gruyere, Tilsit o Emmental e incorporarlos por tu cuenta.

El queso también puede ser una excelente forma de tener un pequeño detalle con alguien. Puedes comprar quesos como el holandés y otros más exclusivos como los que tenemos en nuestra tienda virtual. Pregúntate si le gustan los sabores picantes, ya que están aquellos que tienen picante o pimienta. Si no es seguidor de los sabores fuertes e intensos, entonces evita aquellos que tienen olores penetrantes, como el azul.

¿Qué tal si en vez de comprar solo queso de vaca te animas a comprar de búfala, de cabra o de oveja? Intenta comprar porciones pequeñas para que puedas comparar y así conocer cuál es tu queso favorito. ¡En la variedad está el placer!