Se acerca el nuevo año y con la llegada del 2017 se renueva la lista de propósitos. Comprar carro, viajar, cambiar de trabajo, casarse, tener hijos, pedir un aumento, o terminar la tesis, suelen hacer parte de nuestro check list.

Pero por lo general, algo que encabeza el listado por estos días es que empezamos a hacer ejercicio. Buscamos gimnasio, compramos la ropa deportiva y comenzamos en enero con el ánimo de perder esos kilitos de más que nos dejaron la natilla y los buñuelos.

Es bueno empezar con entusiasmo, sin embargo, para alcanzar nuestra meta y además de buena salud, lograr el cuerpo fit que soñamos la alimentación es definitiva. Pero no nos referimos a la dieta, hablamos de los hábitos alimenticios que debes tener antes, durante y después de ejercitarte. Así que, te damos algunas recomendaciones.

Antes

1.    Toma al menos 150 ml de agua, 30 minutos antes de ejercitarte.

2.    45 minutos antes de ejercitarte come algo para activar tu metabolismo.

3.    Opta por alimentos como galletas integrales, yogur griego, queso, avena o fruta sin cáscara.

4.    Si entrenas al final de la tarde, puedes comer pasta o legumbres.

Durante

1.    Es importante hidratarnos mientras hacemos ejercicio, por eso bebe entre 40 y 150 ml de agua cada 15 o 20 minutos.

2.    Si realizas ejercicio de alto impacto y además de forma prolongada, come fruta o barritas de cereal.

Después

1.    Al terminar la actividad física toma medio litro de agua.

2.    Por el gasto energético, es aconsejable comer proteínas, como los pescados o el pollo.

3.    Para que tus músculos se recuperen, lo ideal es comer dentro de la hora siguiente a la actividad física.