Este es uno de los platos franceses más famosos, internacionalmente hablando. Está hecho a base de harina de trigo, se le da una forma de disco, parecida a los pancakes, pero con un diferencia clara en el grosor de cada uno.

Este platillo es tan versátil que se puede preparar salado o dulce, pero sus raíces son tradicionalmente para postre. El secreto de su preparación esta en los utensilios que se usan: un buen sartén (entre más plano, mejor) que permita trabajar con la espátula es clave.

Si te animas a una noche de crepes en casa, esta es la receta para la masa. Te sirve para cuatro personas:

Ingredientes: 250 ml. de leche - 125 gr. de harina de trigo - 50 gr. de azúcar - 2 huevos - Una pizca de sal

Preparación: Bate todos los ingredientes de la masa hasta que tengas una mezcla homogénea. Mientras tanto, calienta el sartén enmantequillado. Vierte lentamente, puede ser con una cuchara onda, una parte de la masa hasta que cubras con una capa delgada el fondo del sartén.

Deja un minuto y dale la vuelta con la espátula. Deja el mismo tiempo por el otro lado. Finalmente, dóblalo dos veces por la mitad.

La diferencia entre cada plato está en la salsa o el relleno. Por ejemplo, a continuación te contamos cómo son los cinco crepes más tradicionales de la cocina francesa:

 Azucarado: Es el más clásico y fácil de preparar. La masa no tiene ningún relleno y tampoco lleva salsas; solo prepáralo sobre la mantequilla, luego ponle por encima azúcar de espolvorear y sirve.

  • Suzette: Una dulce opción para cualquier momento. Ya teniendo los crepes, empieza con la salsa: 

Ingredientes100 gr de mantequilla - 70 gr de azúcar - El zumo             de dos naranjas (200 ml.) - 100 ml de triple sec

Preparación: En un sartén deja que se derrita la mantequilla junto           con el azúcar. Añade lentamente el zumo de naranja y deja                     conservar por unos minutos, hasta que se espese un poco.                       Después pon un crepe a la vez encima de la mezcla y deja que tome el color de la salsa. Rocíalo con el vaso de licor y sirve en seguida.

  • Fourrées: La misma masa, pero en esta oportunidad rellena de crema pastelera y frutas. En este caso usaremos fresas. 

Ingredientes: 570 ml de leche - 1 cucharada pequeña de extracto de vainilla - 4 yemas de huevo - 30 gramos de azúcar (o morena, según su preferencia) - 2 cucharaditas de harina de maíz - 2 tazas de fresas rebanadas.

Preparación: Pon la leche y el extracto de vainilla en una olla pequeña a fuego lento. Bate las yemas junto al azúcar y la harina en un recipiente hasta obtener una mezcla homogénea. Luego incorpora la mezcla a la olla con la leche, conserva a fuego lento, mientras vas mezclado con una cuchara de madera hasta que espese. Pon la crema en un recipiente y déjala reposar fuera de la nevera. Cuando ya esté a temperatura ambiente, la puedes refrigerar.

Para servir, pon en cada crepe media taza de fresas y la cantidad de crema que prefieras para cada uno.

  • Helado y chocolate: Solo debes tener claro si el chocolate lo vas a servir frío o caliente. Si decides que sea caliente, prepáralo al mismo tiempo que los crepes, pero si por el contrario será frío, hazlo antes..

Ingredientes: Helado (el sabor de tu gusto) - Salsa de chocolate

Preparación: Como los crepes ya deben estar listos, solamente tienes que colocarlos en un plato, rellenarlos de helado y decorar con la salsa de chocolate a tu gusto.

Con nutella y banano: Estos pueden ser de los más tradicionales, una verdadera delicia lista para disfrutar siempre.

Ingredientes: 4 cucharadas de nutella (puede ser más, según tu gusto) - 4 bananos

Preparación: Pon cada crepe en un plato. Después, con una cucharada esparce la nutella. Aparte pela y pica los bananos en rodajas. Pon cuanta fruta quieras en cada crepe. Dóblalos por la mitad dos veces y listo, a disfrutar.